FANDOM


Ladón

En la mitología griega, Ladón (en griego Δρακον Λάδων, Drakon Ladôn) era un dragón de cien cabezas (cada una de las cuales hablaba una lengua diferente) que guardaba el jardín de las Hespérides, por lo que también se le conocía como Dragón de las Hespérides (en latín Draco Hesperidum). Era hijo de Forcis y Ceto o de Tifón y Equidna según la versión.

Fue enviado por Hera para proteger las manzanas de oro del jardín de las Hespérides, un conjunto de islas paradisíacas que los autores de la antigüedad situaron en Canarias, y Heracles lo mató en uno de sus doce trabajos. Para agradecer sus leales servicios, Hera subió sus restos al cielo, donde desde entonces forma la Constelación del Dragón. Ladón es descrito como un dragón aterrador y enorme, con un centenar de cabezas, como si "cien pitones se hubieran fusionado". Su cuerpo serpentino es más grueso que un cohete, y sus escamas brillan como el cobre. Su hedor es similar  al de una rata muerta, pero "cien veces más fuerte".

Según la leyenda, tras su muerte su sangre corrió por la tierra y germinó en forma de dragos, árboles endémicos de Canarias y uno de los símbolos de Tenerife. La forma enrevesada del tronco de este árbol dio lugar a que los autores clásicos imaginaran las cabezas con forma de serpiente de Ladón, enroscándose alrededor de su cuerpo. La presencia de dragos por toda la isla de Tenerife llevó a los primeros exploradores a pensar que Ladón habitaba en el interior de El Teide, especialmente en los días en que la actividad volcánica era mayor y podía observarse el humo surgiendo del cráter.

Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons.


El contenido de esta página a sido recopilada parcial, o totalmente de Tenerife